¿Cómo sería poder resolver un conflicto sin acudir a tribunales y con la misma validez legal?

Mediación


¿Por qué utilizar la mediación?

Piensa en el último conflicto que hayas vivido. ¿Cómo fue tu experiencia? ¿Cómo te sentiste? ¿Ansioso, desesperado, frustrado, impotente? ¡Felicidades! Eres un ser humano. 

El conflicto es parte de la naturaleza humana. ¿Te has imaginado cómo sería el mundo sin conflictos? Tal vez algo monótono, sin sentido, sin cambios, sin desarrollo ni evolución. De tal manera que el conflicto no es algo negativo, aunque así lo experimentemos por las emociones que provoca. El conflicto es una de las experiencias que forman parte del ser humano, por lo que, en Mediación Laguna, lo vemos como una oportunidad de crecimiento personal, preservación y mejoramiento de las relaciones humanas.

El único medio de gestionar adecuadamente un conflicto y resolverlo, es a través del diálogo y la negociación. En Mediación Laguna, hacemos todo lo que está en nuestras manos para ayudar a las partes a gestionar los conflictos de manera profesional con el objetivo siempre de lograr acuerdos satisfactorios. Ningún conflicto es igual a otro, ya que el ser humano es único y por lo tanto cada persona tiene una percepción del mundo distinta.

Relaciones interpersonales y organizaciones presentan conflictos de todo tipo todo el tiempo, pero cuando las consecuencias traspasan la esfera legal o provocan riesgos, el litigio no siempre es la mejor opción para las partes involucradas. La mediación promueve y fomenta la cultura de paz, para lograr una sociedad más sana en sus relaciones interpersonales, generando un mejor desarrollo.

En Mediación Laguna, hacemos todo lo que está en nuestras manos para gestionar y resolver los conflictos de manera profesional, transparente, honesta, neutral y apasionadamente, buscando siempre concretar acuerdos satisfactorios. ¡Nadie pierde en mediación!


¿Cómo funciona la mediación?

La mediación es procedimiento legal, en el cual, las partes, con asistencia de un mediador, dialogan y negocian con el único propósito de resolver su controversia llegando a un acuerdo o convenio. A la mediación pueden recurrir las partes que experimenten un conflicto, ya sea acudiendo de manera simultánea o a través de una invitación a petición de una de las partes.

Las sesiones se realizan de manera conjunta, o en su caso, el mediador puede llevar a cabo un caucus o reunión privada con cada una de las partes. 

Todo el procedimiento es confidencial, y las reuniones privadas con las partes también son confidenciales de manera individual, ya que una de las partes puede preferir que la otra, no tenga conocimiento de algunos hechos o circunstancias de su experiencia personal del conflicto.

Las sesiones de mediación contienen reglas básicas que generan la creación un ambiente seguro que propicie el respeto, la honestidad, la buena fe, el diálogo y la negociación.

Asimismo, las partes pueden acudir acompañadas de su abogado para generar confianza y asesoría en el procedimiento y en los acuerdos que logren las partes.


¿Cómo accedo a la Mediación?

Hay varias formas de hacerlo, entre ellas, las siguientes:

Estableciendo una cláusula en los contratos, previendo que todo conflicto que surja, será resuelto en Mediación, previamente al inicio de un procedimiento judicial.

Otra forma es que una de las partes, se ponga en contacto con nosotros, a fin de que invitemos a la otra parte a participar en el procedimiento de mediación.

O bien, acudir las dos o más partes en conflicto y solicitar el inicio de la mediación.

Recuerda que la mediación puede utilizarse antes o después de iniciado un juicio.

Para más información al respecto, ponte en contacto con nosotros.


¿Cuánto tiempo toma la mediación?

La resolución del conflicto dependerá de su complejidad. No todos los conflictos son iguales. Así como un conflicto puede resolverse en una sesión que puede tomar horas o un día completo de trabajo, habrá otros que requieran de algunas sesiones o días. 


¿Qué diferencias existen entre la mediación y el litigio?

Son muchas la diferencias que existen. Sin embargo, la mayor ventaja es el tiempo y el dinero que se invierte para la resolución del conflicto. Un litigio puede durar años y haber invertido demasiado dinero para su resolución; en cambio, la mediación ayuda a la resolución del conflicto en mucho menor tiempo y dinero. 

Otra de las ventajas es la confidencialidad del servicio. Las partes y el mediador firman un convenio de confidencialidad para preservar que toda información quede en la sala de mediación y en caso de requerirlo, es destruida con esos fines. En los tribunales, la información es pública en su mayoría, diariamente se publican los acuerdos que se generan en un expediente y cualquier persona tiene acceso al menos, a la información de identificación del juicio y las partes involucradas.

Otra ventaja es la flexibilidad, es decir, no existe la misma formalidad que en el litigio con relación a estructura procedimental, leyes, abogados, jueces, audiencias, escritos, etcétera.

El costo-beneficio de acudir a mediación, no lo supera el litigio.


¿Por qué funciona la mediación?

Muy sencillo, la mediación toma en cuenta todo lo que representa un conflicto. Cuando experimentas un conflicto ¿Cuántas veces te has preguntado por qué una persona no puede pensar igual a mi? ¿Por qué no puedo lograr que esa persona actúe como yo quiero? Cuando negociamos, eso es precisamente lo que queremos, ganar; y para eso está el litigio. Buscamos que un tercero ajeno a la controversia (juzgador), mediante una sentencia, nos diga que tenemos la razón y que ganamos, obligando a la otra parte a actuar como queremos. Esto es, resolver el conflicto de manera racional.

En mediación no se busca competir contra la otra parte, sino colaborar y negociar, de manera que las dos partes ganen, es decir, ganar-ganar. No sólo racionalmente, sino que la experiencia del conflicto y su resolución involucra toda la identidad del ser humano, y no sólo su racionalidad.


¿Qué tipo de conflictos legales se pueden resolver en mediación?

La gran mayoría de conflictos legales son susceptibles de mediación. En Mediación Laguna nos especializamos en las siguientes materias:

Civil: Conflictos relacionados con inmuebles, sucesiones, contratos civiles como compraventa, arrendamientos, prestación de servicios, mandatos, administración pública entre otros.

Mercantil: Conflictos relacionados con las sociedades mercantiles y sus socios, incluyendo empresas familiares; contratos de seguro y siniestros, créditos, contratos comerciales, transportes, empresas de deportes, espectáculos públicos, entre otros.

Familiar: Conflictos que derivan de divorcios, tales como la distribución de los bienes, custodia, alimentos, convivencias, entre otros.

Laboral: Conflictos que surgen de relaciones laborales dentro de las organizaciones o por terminación de las mismas.

Organizaciones públicas y privadas: Conflictos derivados de discriminación, acoso, estructuras organizacionales, instituciones educativas, entre otros.


¿Quién regula la mediación?

La mediación, es un procedimiento regulado por la Ley de Medios Alternos de Solución de Controversias del Estado de Coahuila, vigente desde el año 2005. En dicha ley, se establece que los acuerdos derivados de mediación tendrán el carácter de cosa juzgada.


La mediación se fundamenta principios legales que la convierten en el medio idóneo para gestionar y resolver los conflictos de manera excepcional, con un 90% de éxito entre quienes deciden participar. Entre estos principios se encuentran:


Voluntariedad. La mediación es voluntaria, por lo que las partes que utilizan este medio de solución de controversias, participan de buena fe, con honestidad, y colaboración. A diferencia de los litigios, en los que la participación de las partes, es obligatoria.


Confidencialidad.Todo procedimiento de mediación es confidencial, toda la información sólo es del conocimiento de las partes y el mediador quienes firman un convenio con dicho propósito.


Flexibilidad.La mediación no tiene una formalidad estricta como un procedimiento jurisdiccional, sino que contiene reglas mínimas que crean un lugar seguro para las partes.


Imparcialidad e Independencia, Neutralidad y Equidad. La participación del mediador es imparcial e independiente, logrando neutralidad en el procedimiento y equidad entre las partes. Es decir, el mediador no puede tomar partido por alguna de las partes, sino que apoya a las dos por igual para lograr acuerdos. Una de las herramientas del mediador es facilitar la comunicación para lograr un balance de poder entre las partes, lo que permite el entendimiento, asertividad, creatividad, y colaboración entre las partes, para lograr acuerdos satisfactorios.


Economía. Los conflictos que se gestionan en tribunales son demasiado largos y costosos. La mediación puede tomar horas y días para su resolución, por lo que también los costos con incomparables.


Legalidad. La mediación es un procedimiento legal regulado por las leyes. Debido a la mejor resolución del conflicto, la ley determina que el acuerdo al que lleguen las partes, tendrá el carácter de cosa juzgada.


¿Qué significa que el acuerdo logrado tenga la calidad de cosa juzgada?

Cosa juzgada es un término jurídico para determinar que una sentencia es definitiva, vinculante y firme, lo que implica que no existe recurso en contra de ella. 

El acuerdo logrado en mediación tiene ese carácter, pero sin tener que haber tramitado un juicio, por lo que su eficacia jurídica es plena y su cumplimiento obligatorio.